15 oct. 2010

SIGO JUGANDO CON MUÑECAS

Y....sigo jugando con muñeca. Gracias a ellas, nunca necesité un amigo invisible en edad de inventar. Fueron las muñecas las que siempre me han acompañado, antes de plástico, ahora, de porcelana. Colecciono de casi todo, ya lo iréis viendo, pero las muñecas me hacen rejuvenecer. Disfruto como una niña buscando,hurgando entre los montones de trastos viejos en el rastro, en tiendas de aparente abandono, en almacenes que de por casualidad encuentro cuando me pierdo entre polígonos por si de casualidad encuentro una joya que nadie sabe ver.
Una vez en mi poder, las mimo  como si de carne y hueso se trataran: Les quito las prendas mugrientas que suelen llevar, las lavo, las desmonto si no están bien armadas, las peino, las vuelvo a maquillar y retocar si lo precisan y luego llega la parte que más me satisface: Las visto.
Diseño prendas nuevas, con tejidos reservados en mi baúl de los tesoros, y les confiero una estética nueva: romántica, clásica, contemporánea, o de diseños atrevidos para darles una imagen rompedora.

 Esta afición mía, ha pasado al plano profesional, y ya se me empiezan a acumular los encargos, bien de amigos/as que  conocen mi hobi, o de clientes que de algún modo se han enterado por un simple bis a bis. No me importa, todo lo contrario, me satisface enormemente vivir de lo que me gusta. Si ellos tienen paciencia, yo saco el tiempo cuando puedo.
Estas son algunas de las últimas adquisiciones, ya he perdido la cuenta de las que tengo, pero creo que son unas 100 entre las que restauro y las que vendo, no está mal ¿verdad? Algunas son de colección, con su sello impreso en la porcelana, no es lo que más me importa, son sus caras y sus posibilidades las que me motivan a trabajar con ellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario