5 ago. 2011

EVENTO: TERESA&NACHO



El pasado 8 de julio se casaron Teresa y Nacho, dos buenos amigos míos. Ellos sabían que yo andaba liadísima preparando la feria de moda infantíl FIMI que se inauguraba el 1 del mismo mes. Por ello, no quisieron pedirme que les ayudase, ya que yo terminaría con feria el 4 de Julio. En un principio y ya sabiéndolo con tiempo, no quise comprometerme a ayudarlos por si me era imposible hacerlo bien. Pero la idea de no poder estar presente en la organización de tan bonito y especial evento para mí, me corroía por dentro. Mi amiga Teresa y tía de la novia, me decía: Pilar, tú tranquila, que la niña se nos casa igual, jaja; esa es mi Tere. Llevo más de quince años decorándoles las casas y empresas de la famila y, precisamente la boda, no me la quería dejar de lado.
Así que como una loca y gracias a la colaboración de todos ellos, el lunes siguiente después de la feria nos pusimos como locas a trabajar de lleno para que Teresa y Nacho tuviesen una boda diferente, al menos en cuanto a decoración se refiere.
Busca y captura de jarrones, moqueta para decorar y recortar a mano (hasta donde el tiempo nos permitió) cambio de flores, compra de abanicos para que los invitados no pasasen calor y alguna cosilla más.
Empiezo a mostraros las flores que escogimos para esta ocasión.

Mi idea era que toda la iglesia estuviese en tonos rosa: el altar, la moqueta y los ramos de madrinas incluído el de la novia, así como los detalles de la solapa de los chicos.


Teresa, Andrea y Pilar
                                Cansadas pero con alegría que es como mejor salen los trabajos






 

Así nos quedó el altar

Detalle de los distintos ramos

La anécdota, dada la  confianza que la familia Romero Vila tiene conmigo: quince minutos antes de entregar los ramos, me llama la novia para encargarme dos ramos más porque se le había olvidado que los quería regalar. Casi nos da un algo. Media hora antes de arreglarme para la boda estaba yo con las manos quemadas de la silicona, pinchadas de los alambres y las espinas y con una manicura de terror. Ah, y sin saber que vestido ponerme, y es que normalmente esta es mi vida. Un correr y casi no llegar. Con el tiempo se coge práctica.



Detalle del ramo de novia realizado con peonías en varios tonos de rosa, perlas blancas, marfíl y malva. Remate en plumas marfíl y encaje blanco antiguo. 
 
Teresa & Nacho


Ceremonia amenizada por un cuarteto de cuerda

Lluvia de pétalos y arroz
A las damitas de honor, por ser tan pequeñas, les quise hacer un ramillete sencillo: tres gerberas para las mayores ribeteadas en raso rosa y una sola flor para la niña más pequeña.



Banquete amenizado por los mariachis cantando boleros. Fue precioso


Algunos invitados pasándolo bien, unos mejor que otros

Y... colorín colorado,  en remojo hemos terminado.
Espero que os haya gustado esta entrada. No espero que os transmita las mismas emociones que yo he sentido en este no-proyecto, pero sí me gustaría que las imágenes que os he ofrecido sean de vuestro interés. Hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario