22 sept. 2011

UN ÁNGEL DE SEDA



Me fascina tanto vestir los ángeles como buscarlos entre tiendas, almacenes o mercadillos. No resulta fácil adaptarles las prendas, pues la mayoría de ellas tiene los brazos pegados al cuerpo y por lo general son piezas pequeñas. No obstante, ese es mi reto. Vamos a ver el antes y el después.









Os muestro los tejidos seleccionados: Una funda de almohada antigua y una vieja colcha de seda que encontré en una vivienda que íbamos a reformar y que dejaron completamente amueblada. Cuando abrí una de las cómodas para despojarla  de sus pertenencias, encontré esta maravilla de colcha. No penséis que la he destrozado en vano, estaba tan deteriorada que no se le podía dar mejor uso.



He aquí el resultado de la colcha, espero que os parezca que ha pasado a mejor vida, jeje







No hay comentarios:

Publicar un comentario