5 sept. 2011

ENMARCAR LOS RECUERDOS


Cubiertos de alpaca
Comprar  una casa vieja, hecha polvo para más entender, tiene sus ventajas: La puedes reformar manteniendo su estilo añejo y muchas veces encuentras en ella reliquias que sus anteriores propietarios no dan valor. En varias de ellas, me dejaron absolutamente todo. Y, cuando digo todo quiero decir, ropas de cama, juguetes, libros, muebles, lamparas y utensilios de cocina. Al parecer para los demás no son más que trastos, para mí, joyas para restaurar o decorar. Este es el caso de algunos objetos de cocina que recuperé con mucha ilusión. Cuando encuentro un tesoro de éstos, el corazón se me acelera y me pongo a pensar que hacer con ellos. Os muestro el resultado, ya me diréis si os gusta.




Este es el resultado obtenido al enmarcarlos. La verdad en que una vez colocados en la cocina, han quedado monísimos. Espero que os haya gustado la idea. Cualquier objeto que tenga un valor especial para vosotros, puede ser enmarcado, de éste modo, siempre disfrutaréis al contemplarlo. Os voy a poner otro ejemplo. Unas antiguas rabaneras que pertenecieron a mi abuela.


Nos vemos en el siguiente post. Hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario